El diseño Web es una rama del diseño gráfico que se ocupa de la planificación, desarrollo y manutención de sitios de Internet. Esta rama del diseño tiene como objeto de trabajo el sitio Web, elemento que ha cobrado una importancia vital para una empresa en los últimos tiempos. En esta sección trataremos las características de este elemento de diseño para conocerlo más a fondo y así conocer también la disciplina que le da vida.

Interactividad: ésta es la característica diferencial de un sitio Web. Todo diseño trasmite un mensaje de la empresa hacia los clientes y los coloca a éstos en un rol absolutamente pasivo como receptores de información. El sitio de Internet ofrece la posibilidad de hacer de los destinatarios de la información agentes activos de la comunicación empresaria. Cuando usted toma un tríptico publicitario de un stand sólo puede listarse a leerlo mientras que una página Web le ofrece la posibilidad de responder. El diseño Web interpela al sujeto de la publicidad al igual que cualquier otro diseño pero le permite ir a la sección de contacto y comunicarle a la empresa qué ha sentido, cómo se ha sentido, qué opina en relación a ese mensaje corporativo que aparece en el sitio. La empresa recibe el mensaje del cliente y tiene la posibilidad de responderlo. Esta respuesta puede ser contestada por el cliente y así se entablará el diálogo entre las partes. Esta relación conversada le ofrece dos grandes beneficios a la empresa. En primer lugar hace sentir a los clientes muchos más cercanos y familiarizados con la compañía haciendo que se inclinen por sus productos. En segundo lugar, la compilación de información específica sobre gustos, opiniones, comentarios del público será de muchísima utilidad para un experto en marketing cuando la empresa decida lanzar una campaña de mercadeo. Pero este diálogo también beneficia al cliente ya que le ofrece la posibilidad de presentar todas sus dudas y tener una respuesta concreta y personalizada. Esta interacción es llamada usuario-empresa.

Pero existe otra interacción posible, ahora con el sitio y no con el encargado de él. Es decir, en la interacción llamada usuario-sitio la única participación humana es la del usuario. Éste podrá ingresar al sitio y acercarse sólo a la información que le interesa, eligiendo el orden y la intensidad con la que se relaciona con ella. En un volante la información está dada y se limita a lo que la empresa desea. En n sitio Web está toda la información de la empresa y así el cliente decide qué es lo que quiere saber. Esta capacidad de elegir la información y no ser abordado por ella predispone muy bien al receptor de la misma otorgándole una buena imagen a la compañía.

Oficina virtual: anteriormente, las comunidades identificaban a las empresas por el edificio que ocupan. Al ser éstas centros neurálgicos de la vida económica de la región y al ser el sitio en donde se empleaba a gran parte de la población todos conocían dicho edificio. Las personas se relacionaban con la empresa a través del edificio: acercaban sus dudas allí, iban a trabajar allí y pensaban a la empresa como el edificio que ocupaban. Con la llegada de la industrialización y la globalización las comunidades se agrandaron y las empresas se hicieron multinacionales. Así las personas dejaron de conocer el edificio que ocupaban las empresas y hasta dejaron de conocer qué empresas operaban en su zona. La multiplicación de empresas en el mundo ha hecho de ellas una mera abstracción que sólo tiene existencia si es pensada por el público. Pero ya sabemos que para pensar una entidad abstracta necesitamos un soporte material que nos ayude a hacerlo. Antes teníamos al edificio para ello pero esto ya no es así. En lo días que corren el edificio de una compañía nos es ajeno el punto de referencia para pensar y relacionarse concretamente con una compañía es su página Web. A partir de ella es que el público entra en relación con la empresa: la conoce, conoce sus productos, los puede comprar, hace preguntas deja comentarios, etc. Dada esta situación, el sitio de una compañía toma valor superlativo y su diseño se compara con la belleza arquitectónica de un edificio. EL gran beneficio de este cambio de referencia es que para una pequeña empresa era imposible competir con el majestuoso edificio de una gran corporación, sin embargo, sí puede hacerlo con su sitio Web.

Presencia en el mercado: todo grupo meta tiene acceso a Internet. Es por eso que estar bien ubicado en la Red puede significar un gran crecimiento en el mercado en el que usted opera. Lograr una buena presentación a partir del diseño de su sitio y lograr una buena ubicación en los buscadores hará que las personas conozcan a su empresa y se interesen en los productos que usted ofrece. Si su página responde a las búsquedas correctas de manera eficiente (buena ubicación en buscadores, diseño Web atractivo, información suficiente en el sitio), una gran porción de los consumidores meta se volcará hacia sus productos significando esto un gran crecimiento en sus ventas.

La mejor manera de tener un buen lugar en un buscador es contratar un experto SEO. Estas personas se encargan de optimizar su sitio y de llevar adelante una campaña de enlaces que lo ayude a escalar posiciones en los buscadores más importantes como son Google, Yahoo! Y MSN. Pensando que el 85% de las visitan que reciben un sitio provienen de un buscador, la importancia de estar bien ubicados allí se hace evidente.


Visita nuestras páginas amigas

design for medicine

email design

Web design creativity

http://www.logtechnology.com

logo designers